Análisis del fracaso de Los Angeles Lakers


Los Angeles Lakers se despidieron de la temporada tras caer en la primera eliminatoria de Playoffs ante San Antonio Spurs por un contundente 4 – 0. Se cumplieron los peores presagios, los peores temores. Las esperanzas se tornaron en decepción y fracaso, un fracaso en una eliminatoria que, como diría Gabriel García Márquez, no era más que la crónica de una muerte anunciada.

La eliminación ante los Spurs es la culminación de una temporada llena de crisis, altibajos, lesiones, rumores, peleas y declaraciones fuera de tono. Pero estas son solo algunas de las causas del batacazo angelino.

6 Razones para el fracaso de los Lakers


1.- Un equipo confeccionado a base de nombres. No vamos a discutir ahora la calidad que atesoran hombres como Steve Nash o Dwight Howard. Pero seamos realistas, el base no es el que maravilló en Phoenix, y Dwight Howard merece apartado propio si hablamos de razones para el fracaso Laker. Aparte, los esfuerzos han ido encaminados a formar un Big-Four potente, pero no en hacer un equipo, ni en formar un buen banquillo.

2.- El decepcionante rendimiento de Dwight Howard. Sus números no han sido malos, pero su aportación en la cancha no ha sido la esperada. Falto de motivación, incluso indolente en muchos partidos, en momentos parecía no tomarse las cosas en serio. Howard no ha entendido su rol en el equipo, su juego ha perjudicado el de otros como Pau Gasol, y no ha querido entender que el juego angelino giro aún en torno a Kobe Bryant.

3.- Jugadores importantes por debajo de su nivel. Entre los más importantes, Steve Nash y Pau Gasol. Ni el base canadiense ni el ala-pivot español han dado el nivel suficiente para formar ese Big-Four del que se hablaba en pretemporada. Eso sí, gran parte de culpa la ha tenido el siguiente punto.

4.- Las lesiones. Los problemas físicos han azotado al equipo durante toda la temporada. Primero Dwight Howard, y después, a lo largo de la temporada, constantes lesiones y problemas físicos de Steve Nash y Pau Gasol. Y ya, para terminar de rematar la faena, llega la rotura del tendón de Aquiles de Kobe Bryant. Este sí que fue el verdadero principio del fin de los Lakers.

5.- Escasa sintonía en el vestuario. A lo largo de la temporada los Lakers han sido en muchas ocasiones un circo más que un equipo de baloncesto. El tú hablas, yo contesto se convirtió en una constante durante la temporada, inclusive con Brown y D’Antoni.

6.- Los jugadores no dan autoridad al entrenador. No queremos valorar si Brown o D’Antoni eran buenos entrenadores para los Laker. Se trata de que imponer un estilo a este equipo es, hoy por hoy, imposible. Demasiados egos, demasiada anarquía, demasiados entrenadores en la pista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *