Arrestan a Jason Kidd por conducir ebrio


Jason Kidd, al que pudimos ver muy feliz días atrás por firmar su nuevo contrato con los New York Knicks, fue sorprendido por la policía en el área residencial de Southampton Village poco después de protagonizar un accidente. Los agentes le pidieron que realizara la prueba de alcoholemia para determinar si había bebido más alcohol de lo permitido para conducir. Al dar positivo, no tuvieron más remedio que arrestarle y acusarle de un cargo menor por conducir bajo los efectos del alcohol.

Un portavoz de la policía comentó que el base sufrió heridas leves y fue trasladado al Southampton Hospital. Fue dado de alta en un abrir y cerrar de ojos y su siguiente parada fue en la jefatura de policía para ser procesado. Allí permaneció hasta la mañana de hoy, cuando ha sido liberado bajo su responsabilidad.

Lo de Kidd es más serio de lo que parece, allí no se andan con tonterías aunque seas famoso. No es como España vamos. Tendrá que presentarse ante un juez (se desconoce la fecha) culpable del cargo de conducir en estado de embriaguez, algo que está castigado con hasta un año de cárcel.

No es la primera vez que Kidd tiene problemas con la justicia. En 2001, cuando jugaba en los Phoenix Suns, fue acusado de violencia doméstica contra su ex esposa, algo que él mismo se encargó de reconocer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *