Brandon Roy, la apuesta arriesgada de Minnesotta


Brandon Roy vuelve al baloncesto profesional, a las filas de la franquicia que le eligió en el Draft de 2006: Minnesotta Timberwolves. Firma un contrato por 2 temporadas a razón de más de 10 millones de euros. Allí compartirá equipo con hombres como Andrei Kirilenko, Ricky Rubio o Kevin Love. El fichaje de Brandon Roy hubiera sido un auténtico bombazo hace unos años, pero ¿en qué condiciones físicas llega ahora? ¿Cómo encajará Brandon Roy en el esquema de Minnesotta Timberwolves?

Brandon Roy fue el hombre franquicia de Portland Trail Blazers desde al temporada 2006 – 2007 hasta que una lesión degenerativa en las rodillas le obligó a colgar las zapatillas. Ya en su primera temporada fue designado para jugar el partido de los rookies y sophomores en el All-Star y fue nombrado mejor rookie de la temporada. Su carrera después fue meteórica, llevando incluso a Portland a hacer un buen papel en los Playoffs.

Ahora regresa a la NBA tras medio año en el dique seco por culpa de una lesión que incluso amenazó con dejarle en una silla de ruedas. Visto lo visto, dudar de su rendimiento es lógico. ¿Cómo está físicamente? Se supone que los médicos le habrán dado el visto bueno para jugar. Otra cosa es que sea el Brandon Roy de antaño.

Y es que, Roy es un jugador que necesita mucho el balón. Un chupón. El que se juega todos los últimos tiros. De no estar en condiciones para practicar su habitual tipo de juego, puede ser un auténtico lastre para Minnesotta Timberwolves. Y aunque regresara en su plenitud física, no sabemos hasta qué punto su baloncesto puede encajar con el de Kevin Love, Ricky y compañía.

Como decimos, Brandon Roy es un jugador acostumbrado a tener siempre la pelota a pesar de ser escolta, a anotar y jugarse los tiros importantes. No obstante siempre ha sido uno de los líderes de anotación en el último cuarto. Sin embargo, esa tendencia suya a buscarse y jugarse todos los tiros puede acabar desesperando a jugadores como Kevin Love, hombre franquicia de sus mismas características (en el sentido de jugarse los tiros y ser anotador nato). Aparte, su afán por tener el balón puede desplazar a Ricky Rubio de la dirección del juego y tendría que buscarse un nuevo sitio no se sabe muy bien dónde.

A priori es un buen fichaje, de una calidad y un talento incuestionables, un tipo que llegó a hacer 52 puntos en un partido. Pero también despierta muchos recelos. Cuando comience la temporada saldremos de dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *