Carmelo Anthony echó a Jeremy Lin de los New York Knicks


Así es. Según la información aparecido en ESPN, la envidia que Carmelo Anthony sentía por Jeremy Lin fue la principal razón de que el base terminara saliendo de New York Knicks. La relación entre ambos era nefasta e incluso Carmelo Anthony puso a los directivos contra la espada y la pared. Finalmente, se salió con la suya y Jeremy Lin hizo las maletas y se marchó rumbo a Houston Rockets.

Los problemas comenzaron cuando Carmelo Anthony regresó a las pistas tras haber estado recuperándose de unas molestias. Justo en aquel momento había estallado en la NBA el fenómeno Jeremy Lin, que en ese momento estaba en su punto más álgido. Al volver, Carmelo Anthony se encontró con una situación totalmente nueva en el equipo. Un tío del que probablemente no había oído hablar en su vida era ahora el líder de los Knicks en la cancha y el preferido de los aficionados.

No sólo eso, sino que tanto el entrenador como los compañeros estaban bastante de acuerdo en que Jeremy Lin fuera el encargado de armar las jugadas de ataque de los Knicks, algo también totalmente nuevo, pues siempre era Carmelo Anthony el que llevaba el peso ofensivo de su equipo.

La nueva situación no gustó nada a un Carmelo que quería que todos los balones de ataque pasaran por él. La negativa de su entrenador D’Antoni puso un extra de tensión en el vestuario de los Knicks. Carmelo Antohny quería el máximo protagonismo, un protagonismo que se había ganado Jeremy Lin. Es un caso, pues, de envidia.

El punto culminante de estas desavenencias fue un partido ante Chicago en el que Carmelo Anthony se negó a reunirse con sus compañeros ras un tiempo muerto y se quedó esperando en la cancha a que el partido se reanudase.

Con la relación entre Carmelo-Lin y el entrenador D’Antoni marcada por el ego de Carmelo, se llegó a final de temporada. El entrenador de los Knicks trató de convencer a Carmelo Anthony de que su juego se vería muy beneficiado de jugar con un base como Jeremy Lin, que le liberara de la presión de liderar él sólo al equipo. Sin embargo, Anthony siguió firme en sus trece y nunca consideró a Lin como un jugador respetable o el líder que el equipo necesitaba. Es más, atascó el ataque de su equipo, fue más individualista que nunca y sutilmente hizo que la efectividad de Lin bajara a la par que las suya.

En última instancia, fue el contrato de Linsanity el que le obligó a marcharse. Los Knicks podrían haber igualado la oferta de 25 millones por tres años de Houston Rockets, pero un contrato tan alto para el base no habría sentado nada bien a Carmelo Anthony ni a otros jugadores de la plantilla a los que les tenía comida la cabeza. No hay más que ver las declaraciones que Anthony hizo nada más que Jeremy Lin se marchó a Houston Rockets, afirmando que el base no merecía ese salario ni de lejos.

Así fue la envidia la que dio con los huesos de Jeremy Lin fuera de New York Knicks.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *