Dennis Rodman pide el Premio Nobel de la Paz


Dennis Rodman, ganador de 3 anillos con Chicago Bulls (5 en total) y uno de los mejores defensores de las últimas dos décadas, ha dejado las canchas de baloncesto por la política exterior. Ataviado con sus extraños trapos, sus tatuajes y sus innumerables piercings, Rodman se ha convertido en el abanderado de Dios sabe qué, y se dedica a viajar a los sitios más variopintos del mundo pregonando su ideología rodmaninana, la cual, aún no sabemos muy bien en qué consiste.

Hasta tal punto cree Rodman que su labor política es importante, que no se ha cortado un pelo al afirmar ni corto ni perezoso que se merece el Premio Nobel de la Paz. Así, sin fisuras. Según Rodman, se merece tan importante premio por su encomiable labor para acercar las posturas de dos países completamente opuestos y en riesgo de conflicto como son Estados Unidos y Corea del Norte. Pero vaya, nosotros creemos que ir una vez a Corea del Norte para ver un partido de baloncesto igual no le alcanza para el Nobel de la Paz.

Visitas a Corea del Norte y El Vaticano


La verdad es que gracias a Denis Rodman pudimos saber algunas cosas curiosas respecto al baloncesto en Cora del Norte. Y según parece también ha informado a la CIA sobre las intenciones de Kim Jong-un, el dictador norcoreano. Rodman las resume en que lo único que quiere el dictador es hablar de baloncesto con Obama. Tantas ganas debe tener de charlar de baloncesto con Obama que apunta a Estados Unidos con misiles nucleares, por si el presidente se niega (¿?).

Esta visita, unida a la que hizo al Vaticano para conocer al nuevo Papa, le otorga a Rodman plenos derecho para ser Nobel de la Paz, según él. “Si no estoy en el Top 3 es que algo va realmente mal en el mundo”, ha dicho El Pacificador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *