El Barcelona Regal elimina al Real Madrid de la Copa del Rey 2013


El Barcelona Regal ganó al Real Madrid por 108-111 en el partido estrella de los cuartos de final de la Copa de Rey 2013 de baloncesto, en un partido plagado de emoción que se decidió tras dos prórrogas. Un auténtico partidazo, una oda al baloncesto. Poco más se puede decir de un partido en el que la intensidad defensiva y el acierto de hombres como Mickeal o Tomic fueron claves para el triunfo blaugrana ante un Real Madrid que vendió más que cara la derrota. Viva la Copa.

Primera parte igualada

La primera parte se caracterizó por la igualdad entre los dos equipos, si bien el Barcelona Regal salió algo más enchufado en cuanto a actitud y se fue en el marcador gracias a la inspiración de alguno de sus jugadores, especialmente Pete Mickeal. El conjunto azulgrana fue siempre por delante en el marcador durante este primer período, pero su renta nunca subió de los 9 puntos.

El Real Madrid parecía esperar un poco más agazapado y realizaba un juego más intermitente, apoyándose casi siempre en el acierto de hombres como Nicola Mirotic y Sergio Llull. Mediada la segunda parte el conjunto blanco consiguió hilvanar algunos contraataques que redujeron la diferencia en el marcador hasta los 3 puntos. Con 46-49 para el Barcelona Regal se llegó al descanso y, hasta el momento, pocas noticias de Navarro y Rudy Fernández.

Emoción por todo lo alto

La segunda parte comenzó con la misma tónica: un Barcelona Regal muy metido en el partido, con una gran actitud defensiva y con un Pete Mickeal espectacular. La diferencia favorable a los azulgrana volvió a crecer (51-59 min. 25) y la sangría pudo ser mayor de no ser por la incapacidad de Tomic y Jawai para asegurar los rebotes defensivos, lo que dio al Real Madrid segundas oportunidades de ataque en los momentos en que más tocados estaban. Los hombres bajos del Real Madrid, sobre todo Sergio Rodríguez, también se aprovecharon de los minutos en cancha de Sarunas Jakikevicius para recortar distancias. El base lituano evidenció que ya no está para este tipo de partidos.


Con igualdad máxima se llegó al último cuarto. El ritmo anotador decrecía, las dudas comenzaban a asaltar a los jugadores y cada vez se seleccionaban peor los tiros. En un toma y daca constante, daba la impresión de que el corazón ya pesaba más que la cabeza. Lo normal en este tipo de partidos.

En unos dos últimos minutos de infarto, con empate a 77 el Real Madrid tuvo el triple de la victoria pero Sergio Llull erró el lanzamiento.

Prórroga

Como sucediera al inicio de la primera y de la segunda parte, el Barcelona Regal salió mucho más concentrado en la prórroga, dispuesto a llevarse el partido y, liderado por Mickeal, Marcelinho y Tomic se fue hasta el 0-8 de parcial al comienzo del tiempo extra. Tras un tiempo muerto, el Real Madrid volvió a igualar las tornas gracias a un gran Sergio Rodríguez.

De nuevo se llegaba a los últimos segundos del partido con máxima igualdad. Un triple de Lull ponía al Real Madrid 2 arriba, y acto seguido Pete Mickeal fallaba dos tiros libres clave que podría haber puesto al Barcelona Regal por delante. Casualmente, Pete Mickeal, el hombre del partido, erraba dos tiros libres muy importantes en el peor momento, una faceta que había sido el talón de Aquiles del Real Madrid durante todo el encuentro.

En un desenlace de infarto Lorbek empataba el partido a falta de 8 décimas después de coger un rebote ofensivo tras errar un tiro libre. Otra prórroga. Más emoción imposible.

Victoria del Barcelona Regal en la segunda prórroga

El partido daba la sensación de ser un bucle. Tomic y Mickeal percutían en un lado, los triples de Llull y Sergio Rodríguez daban la réplica en el otro. 103-106 para Barcelona Regal a falta de medio minuto. En el carrusel de canastas y tiros libres sucesivos, en esa locura llamada baloncesto, porque sólo así podemos llamarlo, resultó finalmente ganador el Barcelona Regal tras dos tiros libres decisivos de Marcelinho. Pero el verdadero ganador fue el baloncesto, los aficionados y la Copa del Rey. Viva la Copa.

Las claves: Pete Mickeal, la aportación de Tomic en los momentos decisivos, la intensidad defensiva, y los tiros libres fallados por el Real Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *