El partido más polémico de la historia del baloncesto

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Al menos, uno de los más polémicos, tuvo lugar en la final de los Juegos Olímpicos de Munich ’72. Quizá es que unas Olimpiadas siempre significan algo más que cualquier otra competición. Quizá fuera porque la Guerra Fría aún estaba dando sus últimos coletazos. Quizá, porque Estados Unidos no conocía la derrota como selección olímpica desde 1936.

El caso es que se cumplen 40 años del que es considerado uno de los partidos más polémicos de la historia del baloncesto: la final de Munich 1972 entre la URSS y Estados Unidos. Un partido que pasará a los anales del baloncesto y a la historia de los Juegos Olímpicos modernos.

Han corrido ríos de tinta sobre este partido, y lo más curioso es que la versión cambia totalmente según quien la cuenta. Para la URSS fue una gesta, una victoria totalmente merecida en un partido en el que siempre llevaron la delantera. En cambio, para Estados Unidos fue un robo, una afrenta tan grande que el equipo nacional al completo no quiso subir al podio a recibir la medalla de plata. A día de hoy, los americanos no reconocen aquella derrota.

La URSS ganó 51-50, pero lo más curioso es cómo se produjo la victoria. Quedaban tres segundos para el final del partido. En la jugada anterior, Estados Unidos se había puesto un punto por delante merced a dos tiros libres anotados por Doug Collins; la URSS tenía que anotar su último ataque. Bien, pues la URSS saca, pero no logra anotar. EE.UU celebra la victoria.

Sin embargo, los árbitros de la contienda mandar repetir el saque a la URSS ya que, supuestamente, su entrenador Vladimir Kondrashin había pedido tiempo muerto. El partido se reanuda otra vez quedando tres segundos, con idéntico final: la URSS no logra anotar y EE.UU se lleva el oro. EE.UU celebra la victoria.

Pero, de nuevo, los árbitros mandan repetir el saque, esta vez alegando un problema de la mesa con el reloj de tiempo. La URSS vuelve a poner en juego el balón a falta de tres segundos pero, esta vez, Alexander Belov recibe y anota. La URSS gana la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Munich 1972.

Después del partido, el equipo norteamericano no dudó en realizar las reclamaciones pertinentes, pero todas ellas fueron rechazadas por un jurado de 5 miembros en el que había representantes de países como Cuba o Hungría, aliados políticos de la URSS. Y es que aunque nos pese, la política siempre ha estado unida al deporte, más aún cuando en ocasiones tan especiales como esta, era cuestión de estado ganar al rival.

El caso es que finalmente, la URSS se llevó la victoria, y acabó con una racha de más de 60 partidos sin perder de la selección americana. EE.UU tuvo la victoria dos veces en sus manos, pero al final fue la URSS quien se llevó la medalla de oro y, sobre todo, el honor de haber vencido a sus máximos rivales en su especialidad, en el deporte en el que nunca perdían, en la especialidades en la que USA eran (y siguen siendo) los mejores, los precursores.

Nos limitamos a relatar los hechos, lo ocurrido en aquel USA-URSS de Munich 1972. La valoración de lo ocurrido os la dejamos a vosotros. Os lo ponemos más fácil con un video que rescata los momentos de aquella final mítica. Está doblado al español, aunque los subtítulos a veces no sean muy correctos.

2 comentarios

  1. esa historia no está bien contada, lo que sucedió fue que el arbitro dio por terminado el partido, pero el entrenador ruso señaló que el reloj oficial publico no habia consumido el tiempo reglamentario faltaban tres segundos, esa fue la causa de todo el barullo, la victoria fue legal, lo ilegal era terminar un partdido tan importante sin consumir el tiempo reglamentario, eso lo narró en la televisión cubana un exmienbro del equipo cubano que momentos antes había CONQUISTADO LA MEDALLA DE ORO ANTE ITALIA y EL estaba presente esperando la premiación, NO TENÍA PORQUE MENTIR.

  2. Disculpen el error de la medalla de oro del equipo cubano, fue de bronce y mucho que lo celebramos en aquel hermosos momento, nunca más ha ocurrido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *