Erazem Lorbek, un MVP rumbo a San Antonio


EL Barcelona Regal se ha proclamado campeón de la Liga Endesa 2012 en una de las finales más igualadas, apasionantes y emocionantes que se recuerda. Ha sido una final ACB 2012 que ha tenido de todo: victorias en el último minuto con canastas imposibles, grandes remontadas, la polémica de rigor y palizas históricas. Pero sobre todo, ha sido un duelo de poder a poder en el que ha sobresalido un hombre: Erazem Lorbek.

El esloveno ha sido uno de los puntales del Barcelona Regal durante las últimas temporadas. Sin lugar a dudas, uno de los mejores jugadores de Europa. Una auténtica sinfonía de movimientos inteligentes debajo de la zona; poderoso reboteador. Un jugador de clase, de finura exquisita, elegante, de la vieja escuela me atrevería a decir, pero adaptado a los nuevos tiempos. Tan pronto te baila en la zona para terminar con un gancho a media altura, como recibe en la línea de tres y te las clava.

Pero sobre todo, si algo tiene Lorbek, es esa profesionalidad, esa humildad, ese trabajo poco ruidoso de los verdaderamente grandes. Siempre fiable, siempre en el partido, siempre participativo, siempre eligiendo la mejor opción. Así, poco a poco y sacando el carácter que verdaderamente tiene, ha logrado proclamarse MVP de la final de la ACB 2012, por encima de otros que tenían más papeletas, incluso en su equipo, como Juan Carlos Navarro o hasta Pete Mickeal.

Ahora, Lorbek acaba contrato y está más que cantado que su siguiente paso será la NBA. Resulta difícil saber si el juego de Lorbek es lo suficientemente físico para triunfar en la NBA. Desde luego, calidad no le falta (de hecho, le sobra) y además seguramente va a ir a parar a una franquicia, San Antonio Spurs, en la que muchos jugadores formados en Europa han conseguido adaptarse a la perfección.

Desearle toda la suerte a un jugador que siempre ha demostrado ser, aparte de un crack en la pista, una gran persona y un profesional limpio e íntegro. Uno de esos tipos que se dedican, única y exclusivamente a jugar al baloncesto. Sin duda, dejará una gran huella en el Palau Balugrana. Que te vaya bien, Erazem.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *