España ya está en semifinales


España ganó a Francia por 59 – 66 en los cuartos de final y luchará por las medallas en baloncesto. La selección española no tuvo su mejor partido y no mejoró su versión de juego respecto a encuentros anteriores. Sin embargo, los hombres de Scariolo sacaron todo su carácter a relucir y supieron sobreponerse a su mal partido gracias a una defensa muy agresiva y a su mentalidad ganadora.

España fue casi todo el partido por detrás en el marcador, aunque Francia nunca logró escaparse. Durante los primeros cuartos, el acierto de gente como Boris Diaw mantuvo a los franceses por delante, pero España se agarraba a sus opciones gracias a las acciones individuales de Navarro o Pau Gasol.

Todo se decidió en un último cuarto que tuvo de todo menos canastas en juego. Los dos equipos se quedaron plantados más de 5 minutos en el 57 – 58. Parecía que ninguno de los dos quería anotar y a los jugadores les temblaba la mano. Fue España la que rompió la tendencia y logró ponerse por delante gracias a un contraataque finalizado por Sergio Llull. Francia ya no volvería a ponerse por delante en el marcador.

En los últimos minutos de partido España consiguió un colchón de 5 puntos que resultó insalvable para los franceses. Éstos respondieron con juego duro. Primero Turiaf, con una falta a Rudy Fernández que se saldó con una técnica, y después Batum, quien intentó agredir a José Manuel Calderón. Mal perder el de Francia.

Una de las claves de la victoria de España fue la defensa. A pesar de que el conjunto español no anotó con facilidad y no superó los 20 puntos en ningún cuarto, realizó una formidable defensa sobre el líder francés, el base Tony Parker, quien hizo un partido muy gris sobre todo en el último cuarto. Además, Rudy Fernández le puso un tapón de escándalo cuando se jugaba el último tiro que podía dar opciones a los alemanes.

Siguen sin entenderse determinadas decisiones de Sergio Scariolo. Excesivas rotaciones, excesivo protagonismo de Sergio Rodríguez y muy poco de Calderón. Poca presencia también de Ibaka…Da la total sensación de que son los jugadores los que se han conjurado para ganar antes del último cuarto, pues parece que no le hacen el más mínimo caso a las instrucciones del míster.

España se medirá a la Rusia de Kirilenko en semifinales, el viernes 10.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *