Espectacular pique entre Kyrie Irving y Brandon Knight


El partido entre rookies y sophomores era el plato fuerte de la primera jornada del All-Star 2013 pero, siendo sinceros, tenemos que admitir que el partido no ha cumplido con las expectativas a nivel de espectáculo. Fue un partido carente de ningún tipo de tensión y en el que la magia sólo apareció en momentos puntuales, casi siempre con Ricky Rubio como protagonista.

Sin embargo, la sucesión sin sentido de canastas en uno y otro lado se vio frenada de repente por el duelo repentino entre Kyrie Irving y Brandon Knight, quienes se olvidaron de sus compañeros y del mundo que les rodeaba y se enzarzaron en un pique que tuvo su punto álgido cuando Kyrie Irving casi le rompe el tobillo a Knight con una finta. Knight le devolvió La moneda en la siguiente jugada pero la espectacular jugada de Kyrie Irving ya había dictado sentencia: el de Cleveland Cavaliers había ganado el duelo.

Lo mejor de un partido para olvidar

Fue casi lo único que mereció la pena del partido, el único momento en que el orgullo hizo acto de presencia. No se vosotros pero creo que se debería hacer algo con este tipo de partidos para que no se conviertan cada vez más en una pachanga que a algunos ni siquiera les apetece jugar, como a Anthony Davis. Vale que sea un día de fiesta, un partido amistoso, pero son estos piques y las ganas de brindar al público algo realmente bueno lo que hacían de este evento algo espectacular.

*A destacar el dantesco final del partido, con Kenneth Faried y compañía ensayando para el concurso de mates entre el estupor (y algunos silbidos) del público asistente.

Os dejamos con la mejor jugada del partido, una de esas jugadas que esperas ver en un All-Star, la rotura de Kyrie Irving a Brandon Knight.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *