Estados Unidos se lleva el oro en una final para la historia


España estuvo cerca, muy cerca de dar la campanada y ganar a la todopoderosa selección americana en el partido por la medalla de oro de baloncesto de Londres 2012. Estados Unidos terminó ganado por 107 – 100 un encuentro en el que tuvieron más dificultades de las esperadas para doblegar a una selección española que siempre se mantuvo dentro del partido. Si en la final olímpica de Pekín ambos equipos protagonizaron un auténtico monumento al baloncesto, la final de Londres 2012 ha sido un nuevo hito del baloncesto español, que ha demostrado a todo el planeta que se codea con el (hasta ahora) inalcanzable basket norteamericano.

Kevin Durant, la inspiración
Estados Unidos se tuvo que emplear a fondo desde el minuto uno, y además contó con la inspiración de sus estrellas, sobre todo de un Kevin Durant que destrozó el aro español a triples. De no haber sido así, de no haber estado Kevin Durant así de inspirado, el oro se habría ido para España. Pero claro, en esta selección americana cualquiera te puede hacer un traje. Hoy le tocó a Durant, pero otro día podría ser Kobe o Carmelo. De todas formas, España siempre respondió a los martillazos en forma de canastas de EE.UU y le metió el miedo en el cuerpo a base de baloncesto.

Fue un intercambio de golpes duro, pero bello. Cada equipo con sus armas. España se encomendaba a la inspiración de Juan Carlos Navarro en el primer cuarto (anotó 14 `puntos en ese periodo) para no desengancharse en el marcador. EE.UU impuso un ritmo altísimo de partido y consiguió poner 8 de ventaja en los primeros 10 minutos.

En el segundo cuarto, España fue superior y dejó la ventaja en un punto al descanso (59 – 58). Murmullos en el estadio y la sensación en el ambiente de que España realmente tenía opciones de vencer a Estados Unidos. Comenzaban las dudas en el equipo americano y las protestas.

La clase magistral de Pau Gasol
Una cosa estaba clara: si España aguantaba en el tercer cuarto, podía soñar. Y lo hizo la selección española, gracias al trabajo de un inconmensurable Pau Gasol. El ala-pivot español demostró que está en la élite mundial y dio a los americanos, especialmente a Kevin Love, además de un auténtico repaso baloncestístico, una clase magistral de baloncesto que no olvidará jamás. Tremendo, apoteósico partido del de Sant Boi. Él sólo (con la inestimable ayuda de Serge Ibaka) sostuvo a España en el tercer cuarto y estuvo omnipresente, en ataque y también en defensa, donde se tuvo que multiplicar a causa de que Marc Gasol se cargó muy pronto de personales.

Licencia para soñar
Y con un punto de ventaja para EE.UU se llegó al último cuarto. Más murmullos en el estadio. Sin embargo, poco a poco, y con la mala suerte de España en momentos clave, y el arbitraje un tanto dudoso como aliados, EE.UU se fue distanciando en el marcador para poner una diferencia de 10 puntos que ya fue insalvable, a pesar de que España lo intentó todo hasta el final.

La suerte no estuvo con España en momentos clave del partido. Si en Pekín 2008 fue un triple de Carlos Jiménez que se salió de dentro, en Londres 2012 fue otro de Juan Carlos Navarro el que pudo cambiar la historia del partido, si llega a haber entrado. Pero no entró. Algunas faltas en ataque, y una en defensa a Pau Gasol en un bloqueo en el que no hubo nada, hicieron que se escuchasen silbidos en el pabellón, sobre todo porque con los americanos fueron muy permisivos, especialmente al final del partido, cuando estaban defendiendo con todo.

Estados Unidos se lleva el oro
Al final, 107 – 100. Victoria y medalla de oro para Estados Unidos. Pero, no son tan superiores. España demostró hoy que se les puede ganar. Es casi imposible, cierto, pero se puede. El problema es que pocos países conseguirán en su historia una generación de jugadores como la española, capaces de hacerle frente al combinado americano en dos finales olímpicas seguidas.

Fue un broche de oro para los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Una fiesta del baloncesto. El mejor partido de baloncesto que se puede ver en el mundo. Y de nuevo, una de las mejores finales de la historia de este deporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *