Isiah Thomas y el Dream Team de Barcelona 92


Es sabido por todos que el Dream Team de Barcelona 92 fue un equipo legendario que elevó el baloncesto a cotas nunca antes vistas y que arrolló a sus rivales con la facilidad que una apisonadora aplasta un caracol. También, los aficionados al baloncesto, sabrán que se cumplen 20 años de aquella gesta, y que para la ocasión, se ha realizado un documental con toda la intrahistoria de aquel equipo irrepetible. En aquella plantilla plagada de estrellas (Michael Jordan, Magic Johnson, Larry Bird, Karl Malone, Patrick Ewing, Charles Barkley…) sin embargo, se echaba de menos a un jugador que, por méritos, sin duda debría haber estado en el equipo: Isiah Thomas. Sin embargo, ciertas razones impidieron que el base formara parte de aquel Dream Team que hizo historia en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92.

Se dice que la principal razón para no seleccionarle fue la mala imagen que dieron los Detroit Pistons de Thomas, Dumars y compañía tras perder las finales de conferencia de 1991 contra Chicago Bulls. En aquella ocasión, los Pistons, a órdenes de Thomas, abandonaron el campo sin felicitar a los ganadores.

Ese gesto antideportivo creó muchas antipatías hacia Isiah Thomas, igual que lo había hecho antes el juego romo, físico y duro de su equipo. Los Pistons basaban su juego en la agresividad, no se andaban con chiquitas, y de esa manera consiguieron hacerse con dos anillos de campeones. Algunos de los que más le sufrieron, sin duda, fueron Michael Jordan y Scottie Pippen.

Y es que, Jordan y Pippen pudieron ser dos de los principales causantes de que Thomas no formara parte del Dream Team. Michael Jordan afirmó que sólo ponía una condición para jugar en Barcelona 92: que Isiah Thomas no estuviera en el equipo; por su parte, Scottie Pippen afirmó abiertamente que no le gustaba ni el juego de Isiah Thomas, ni él como persona.

Personalmente, creo que lo que no soportaban era que Isiah Thomas era un jugador que les ganaba en la NBA, que competía como el que más en la pista. Era un jugador al que no le importaba ganarse algunas enemistades con gestos discutibles, si con eso favorecía la moral del equipo.

Aparte, estaba el factor baloncesto, aunque en este caso, pareció ser lo menos importante. Se supone que John Stockton y Isiah Thomas competían por el puesto de base. Supongamos también que, ambos jugadores tenían unas condiciones puras similares y que la diferencia puramente baloncestísticas de tener a uno o a otro fueron mínimas. ¿Por qué entonces fue Stockton y no Isiah Thomas? Pues, como se ha dicho párrafos arriba, varios pesos pesados de la NBA, simplemente, no le tragaban.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *