La selección española, uno por uno


La selección española de baloncesto consiguió la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres, tras perder ante Estados Unidos en un partido que pasará a la historia del deporte olímpico. En uno de los mejores partidos que se recuerdan, España puso contra las cuerdas a la todopoderosa selección estadounidense y muchos pensaron que era el día para obrar el milagro. Sin embargo, al final no pudo ser y el oro se fue para EE.UU.

Desde el primer partido de la fase de grupos, hasta la final olímpica hay un largo camino en el que todos han participado (unos más y otros menos) y han aportado su granito de arena. Este es nuestro análisis hombre por hombre del papel de la selección española en Londres 2012.

Pau Gasol
El auténtico líder de la selección termina como tercer máximo anotador del campeonato y deja muy buen sabor de boca tras su enorme partido en la final. El pivot de Santi Boi regaló a los americanos un curso acelerado de movimientos en la pintura. Ridiculizó a Tyson Chandler y a Kevin Love y fue, una vez más, el Pau que todos esperábamos.

Juan Carlos Navarro
Otro que apareció cuando tenía que hacerlo. Tras un campeonato muy gris, despertó en la final y enganchó a España al partido contra EE.UU gracias a sus 14 puntos en el primer cuarto que evitaron que los americanos se escaparan en el marcador. Arrastra problemas físicos que le mantienen muy lejos de su mejor forma, y aún así, es un jugador determinante. Lástima del triple que falló en la final, que podía haber cambiado el signo del partido.

Marc Gasol
Bien el hermanísimo. Menos alocado que en otras ocasiones con la selección, fue un escudero de lujo para Pau. Lástima que se cargara de faltas tan pronto en la final, porque terminó aportando 17 puntos en lo poco que estuvo en pista. Ha mejorado mucho su lanzamiento de media distancia.

Serge Ibaka
Pocos minutos de Serge Ibaka para lo que se merece. Cada vez está más compenetrado con sus compañeros y eso se nota. Ha pasado de ser un simple bastión defensivo a participar activamente en el ataque de España. Jugó la final con gran concentración e hizo olvidar la baja de Marc Gasol por faltas. Incluso anotó casi todos los tiros libres que lanzó.

José Manuel Calderón
Fue clave contra Rusia, aunque su campeonato no ha sido el óptimo. No ha sido el director de orquesta de otras ocasiones, y en la final se quedó en 0 puntos. De todas formas, su veteranía, saber estar, mentalidad y compañerismo, siempre suman en un equipo, y Calderón es insustituible en España.

Sergio Rodríguez
El Chacho volvía a la selección y supo asumir perfectamente su rol. Fue determinante en momentos en los que España necesitaba un cambio de ritmo. Siempre vertical, siempre imaginativo, de sus manos salieron algunas de las mejores jugadas de España en el campeonato, y fue clave para subir el ánimo del baloncesto español en momentos puntuales complicados. Volvió a cumplir contra EE.UU.

Rudy Fernández
En su línea con la selección, quizá le faltó aportar algo más de anotación. Su conexión con Sergio Rodríguez volvió a dejar jugadas inolvidables. Fue de los que más acusó la derrota ante EE.UU. Se le notaba en el rostro que quería ganarles a toda costa y demostrarles el tipo de jugador que es a los americanos que tanto le han ninguneado.

Sergio Llull
De los teóricos suplentes, ha sido el que más protagonismo ha tenido. Un chico valiente, eléctrico, quizá a veces algo alocado, pero un jugador en el que se puede confiar. Sube la intensidad defensiva del equipo, además de saber correr muy bien los contraataques y no se arrugó cuando tuvo que lanzar desde el perímetro.

Fernando San Emeterio
Siempre lo intenta, aunque con la selección nunca ha conseguido ser el jugador que es con su equipo. Su aportación numérica ha sido escasa, aunque le da variedad y frescura al juego. Con la selección española nunca ha estado fino en el tiro.

Víctor Claver
Su papel ha sic testimonial, Scariolo no ha sabido aprovechar sus características en momentos en que pudieron ser muy positivas para España.

Víctor Sada
Comenzó casi de segundo base, pero el talento de Sergio se lo llevó por delante. Su intensidad defensiva no fue suficiente en una competición en la que se necesita algo más que eso.

Felipe Reyes
Siempre cumple, Felipe es todo un coloso. Espectacular su partido ante Rusia. Lástima las rigurosas faltas que le pitaron ante EE.UU. Puede haber sido el último torneo de Felipe con la selección, un jugador que se merece todos los respetos. Echaremos de menos su lucha bajo los tableros, donde sus manos son auténticos imanes, y su fabuloso tiro de media distancia.

España, Juegos Olímpicos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *