Los Lakers regalan el segundo partido en Oklahoma


Por muchas tonterías que dijera Metta World Peace al finalizar el primer partido de la serie que está enfrentando a los Oklahoma City Thunder y Los Angeles Lakers, la paliza que les endosaron se debió a un baño en toda regla. Sin embargo, anoche no sucedió eso, los Thunder jugaron un partido malísimo y aún y así ganaron. ¿Por qué? Que se lo pregunten a los jugadores que entrena el cuestionadísimo Mike Brown…

El resultado final fue de 77-75, pero lo más grave de la historia es que los angelinos ganaban por 68-75 a falta de dos minutos para el final. ¿Qué diablos pasó para que el partido se les escapara de las manos? La relajación fue evidente y la falta de acierto les condenó a fracasar por segunda vez. Ahora tendrán que intentar igualar la serie en casa para no quedarse prácticamente sin opciones.

Andrew Bynum se acordó de la Navidad para definir lo que su equipo acababa de hacer en la pista:

Somos mejor que Santa Claus, regalamos partidos, contratos y anillos.

La verdad es que no le falta razón, de esta derrota pueden acordarse mucho dentro de unos días si finalmente acaban eliminados. Lo mismo les pasó a los Memphis Grizzlies cuando regalaron su primer partido de la serie ante Los Angeles Clippers. Lo acabaron pagando porque perdieron el séptimo y definitivo encuentro.

¿Pensáis que los Lakers se clasificarán para la final de la Conferencia Oeste? El viernes y el sábado podrán contentar a los suyos sacando lo mejor de sí mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *