Los Spurs logran su quinto título NBA


Los San Antonio Spurs lograron su quinto título NBA gracias a esa mezcla de juventud y veteranía que tan bien le ha sentado a la franquicia. Gracias a eso y gracias a Gregg Popovich, un entrenador como la copa de un pino que ya lleva 17 temporadas al frente de un equipo que ha hecho historia y que quiere ampliar su nómina de títulos en los próximos años.

No sabemos si lo hará con Popovich y Tim Duncan al frente. Ambos han ganado los cinco títulos del equipo y son lo suficientemente veteranos como para anunciar su retirada. Ellos van a decidir, porque la renovación no hace falta decir que siempre la tienen sobre la mesa.

LeBron no fue suficiente


Los Miami Heat no fueron capaces de ganar el quinto partido de la serie y acabaron sucumbiendo por un 4-1 que terminó con la racha de 11 elimintarias consecutivas ganadas. LeBron James fue el único que dio la cara con 31 puntos, 10 rebotes y 5 asistencias, pero sus compañeros no estuvieron tan acertados. Chris Bosh, que había asegurado que ganarían el quinto partido sin ningún tipo de duda, se fue a la ducha con 13 puntos y 7 rebotes, aunque peor fue lo que le pasó a Dwyane Wade, que terminó con 11 puntos después de fallar 8 de 12 tiros de campo.

Leonard asciende a otra categoría

Quien sí estuvo acertado fue Kawhi Leonard, que con sus 22 puntos y 10 rebotes fue considerado MVP. A sus 22 años, el jugador formado en la Universidad de San Diego State ya es uno de los mejores de la NBA, y eso que fue seleccionado en el puesto número 15 del Draft en 2011 por los Indiana Pacers, que no tardaron en negociar su traspaso a los Spurs, ya que Popovich le vio como un diamante en bruto y potenció sus virtudes, al punto que se ha convertido en un jugador franquicia.

La vieja guardia nunca falla


Si hablamos de jugadores franquicia, también hay que hablar de Duncan (38 años), Manu Ginobili (36 años) y Tony Parker (32 años). Son la columna vertebral del equipo y muchas veces se les ha criticado por ser demasiado viejos, pero esta temporada han callado muchas bocas y se han ganado el derecho a continuar dando guerra. Lo mismo podemos decir de otros jugadores que también han tenido protagonismo, puesto que los Spurs de Popovich no son como los Heat de Erik Spoelstra. Son un equipo de trabajadores, no estrellas que van a la suya para engordar números y ganar partidos atascados.

Después de todo esto, y regresando al partido, decir que los Spurs fueron muy superiores y acabaron imponiéndose por un contundente 104-87. Los Heat acabaron el primer cuarto mandando por una diferencia de 7 puntos, pero pronto se diluyeron como un azucarillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *