Los Thunder podrían no renovar a James Harden


Se avecinan tiempos de ajustarse el cinturón para las franquicias con millones comprometidos. Muchas franquicias tendrán que hacer frente a partir del próximo año a impuestos de lujo más duros que van a gravar enormemente los salarios de sus estrellas. Este será el caso de Los Angeles Lakers o Brooklyen Nets. Otros equipos, como Oklahoma City Thunder, tienen una buena base y jugadores con contratos de largo duración pero, ¿podrán seguir manteniéndolos a todos?

Si en las últimas semanas hay un jugador de OKL que aparezca en todos los rumores de la NBA, ese es James Harden. Es el único hombre importante (junto con, en menor medida, Eric Maynor) al que los Thunders aún no han renovado, y si no lo hacen antes del 31 de octubre, se convertiría en agente libre restringido.

Oklahoma tiene difícil hacer frente a la renovación de James Harden por varios motivos:
– Por una parte, Oklahoma no factura el mismo número de ingresos que las grandes de la NBA, véase Knicks, Lakers, Celtics….Por otra, tienen a gran parte de la columna vertebral de su equipo comprometida con contratos largos. Le asegura la competitividad, pero no la estabilidad económica….sobre todo si renuevan a James Harden y tiene que hacer frente a un quinteto inicial de 80 millones que le obligue a pagar el luxury tax por primera vez.

– Por otra, Harden es probablemente el mejor 6º hombre de la Liga y, qué duda cabe, uno de los mejores activos de Oklahoma City Thunder. Es posiblemente el jugador que más variantes en ataque le da a su equipo, y es diferencial cuando se enfrenta a la segunda unidad del equipo contrario, contra la que marca diferencias claves para la victoria. Pero eso lo sabe él, y lo sabe todo el mundo, incluyendo a su agente. James Harden sabe de sus cualidades, y lo más seguro es que quiera un contrato de estrella NBA.

El propio General Manager de OKL, Sam Presti, abrió la puerta a su salida recientemente con unas afirmaciones que dejaban entrever que no estaban dispuestos a ofrecerle lo que pedía.

James es alguien a quien valoramos. Estaríamos encantados de que estuviera con nosotros, y seguro que él querría quedarse también. Pero al final del día tienes que hacer balance y saber qué es lo mejor para todo el mundo.

Pero el caso es que ambos se necesitan mutuamente. Con Durant, Ibaka, Westwood, Perkins y compañía, Oklahoma City Thunder puede seguir plantando cara a cualquiera, pero con Harden es posible que iniciaran una época dorada, ¿por qué no?

Ya entra en juego lo que el jugador desee. Si James Harden se convierte en agente libre restringido podrá ir a cualquier equipo con los bolsillos llenos y la frente bien alta. O también puede quedarse en Oklahoma por menos dinero y marcar, quién sabe, una época. Como dijo Serge Ibaka, no todo en la vida es el dinero, el dinero es importante pero lo básico es hacer lo que te gusta. Pero claro, eso es fácil de decir cuando ganas 48 millones por 4 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *