Pau Gasol y Kobe Bryant, una relación de amor y odio


Los rumores acerca del traspaso de Pau Gasol o, en su defecto, del rol que debe ocupar en los nuevos Lakers, se han incrementado en los últimos tiempos a raíz de los malos resultados del equipo y, por qué no decirlo, del mal juego del ala-pivot español. Las críticas le han llegado a Pau Gasol desde todos los sectores: prensa, aficionados y de su propio entrenador, quien dejó claro que en este momento no confía en él sentándole en varias ocasiones en los momentos clave del último cuarto.

Sin embargo, por las propias declaraciones de Pau Gasol, hay unas críticas en concreto que parecen haberle sentado peor que ninguna otra: las de Kobe Bryant.

Hace pocos días, Kobe Bryant acusaba a Pau Gasol de, a fin de cuentas, no tener personalidad, cuando dijo a los medios estadounidenses que debía ser un hombre y ponerse los pantalones por los pies. Poco después, Kobe Bryant se desdijo en cierto modo de sus palabras, afirmando que él sabía cómo motivar al ala-pivot de Sant Boi.

Y es que la relación entre Pau Gasol y Kobe Bryant pasa de las críticas a las alabanzas en menos que canta un gallo. Donde hoy dije digo, digo diego. Hoy eres malísimo, mañana una estrella y ayer mi mejor amigo. Desde luego, los métodos de Kobe Bryant para animar a su “hermano” son más que dudosos, por no decir un poco cabroncetes. “Eh chicos, hemos perdido otra vez, pero tranquilos, ahí está Pau para soportar los tortazos. Mañana le llamo hermano y se le pasa el enfado”.

Sin embargo, parece que esta vez Pau Gasol no ha querido morderse la lengua y se ha defendido. Y con razón. Le ha recordado a Kobe Bryant lo feliz que fue cuando Pau Gasol se convirtió en su mano derecha para conseguir dos anillos de la NBA. No hace tanto de eso.

Nosotros también rompemos una lanza a favor de Gasol. No está a su mejor nivel, ni físico ni mental, pero llegará. Aparte de esto, lo que debería de hacer Kobe Bryant es dejarse de criticar a los demás y darse cuenta de que él tiene mucha culpa de lo que le sucede a los Lakers.

No vamos a ser nosotros quienes cambiemos a estas alturas el modo de jugar de Kobe, pero si mira a su alrededor, verá que muchos otros (como Lebron James) han aprendido a jugar en equipo y a confiar en sus compañeros. Kobe no. Ni siquiera en Pau, su odiado hermano. A más puntos de Kobe, más puntos de desventaja de los Lakers. A menos puntos de Kobe, victorias más holgadas de los Lakers. Debería darle que pensar.

Y es que unos les faltará carácter pero a otros, en ocasiones, les sobra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *