San Antonio Spurs, ¿la gran dinastía de la NBA en el último siglo?


Vosotros que sois amantes del baloncesto y asiduos seguidores de los medios de basket, estaréis de acuerdo conmigo en una especie de… tónica, por llamarlo de alguna manera. De un tiempo para acá y especialmente durante esta última temporada, parece ser que hay tres equipos en la NBA por encima del resto en cuanto a casi todo, sobre todo en lo que se refiere a cobertura mediática. Estos son Los Angeles Lakers, Miami Heat y Oklahoma City Thunder. No decimos que, por su peso dentro de la competición estas franquicias no merezcan atención, pero no merecen más que San Antonio Spurs, posiblemente el mejor equipo del siglo XXI en la NBA y quizá el mejor equipo aún a día de hoy. Sus 4 anillos en 1999, 2003, 2005 y 2007 les confirman como una de las grandes franquicias de la última década.

Puede que los Spurs no vendan tanto humo ni sean tan mediáticos como Los Lakers, puede que no cuenten con parejas tan espectaculares para los aficionados como LeBron James y Dwyane Wade, y puede que no tengan en sus filas al que será uno de los mejores aleros de la historia, Kevin Durant. Pero siempre están arriba, superando continuamente las 50 victorias por temporada. Puede que no tengan lo antes mencionado, pero sí tienen un EQUIPO con mayúsculas, desde la cancha hasta los despachos.

Parker, Duncan y Ginobili, un ‘Big Three’ consolidado


Y es que San Antonio es una ciudad acostumbrada a dos cosas que no son muy normales en la NBA y que a ellos les está funcionando a las 1000 maravillas: los jugadores no americanos y mantener el bloque. Los Spurs mantienen este equilibrio desde hace más de una década, un bloque al que se le han unido siempre los complementos necesarios en cada momento. Resumiendo, se trata de rodear a Duncan, Parker y Ginobili de jugadores tan comprometidos como ellos.

Estos tres jugadores son los grandes pilares del equipo y lo mejor de todo es que a su calidad le unen al amor por unos colores, por un equipo que confía en ellos y que es como una gran familia. Un equipo en el que todos son importantes. Gracias a estos 3 cracks San Antonio tiene además algo fundamental en un equipo: una columna vertebral poderosa. Tony Parker dirigiendo, Tim Duncan demostrando aún hoy su clase en la pintura y Manu Ginobili como el jugador desequilibrante que puede romper un partido.

En esta temporada, San Antonio Spurs están volviendo a demostrar todo esto de lo que hablamos. Son el mejor equipo de la NBA, con 5 victorias más que sus más inmediatos perseguidores, Oklahoma y Miami. Y aun así, parece que San Antonio no son noticia, es como si nadie quisiese considerarlos seriamente, demasiado ocupados en el último mate de LeBron y Griffin o en la última chiquillada de Dwight Howard.

Pues nosotros apostamos por San Antonio Spurs. Hace un lustro que no son campeones de la NBA y ya les toca. Este es su año, su oportunidad para ganar y evitar así seguir en este inexplicable pozo del olvido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *