Tatuajes en la NBA


Los tatuajes o, mejor dicho, la cultura del tatuaje, han penetrado profundamente en nuestra sociedad. Si bien hace tiempo podría pensarse que los tatuajes eran cosas de minorías, hoy en día son millones de personas las que eligen su propio cuerpo como elemento decorativo o como vehículo para lanzar un mensaje al mundo.

Los jugadores de la NBA no escapan a esta tendencia e incluso destacan en este aspecto. La gran mayoría de ellos luce tatuajes relacionados con su familia, sus bandas, el rap, el barrio, la religión y en definitiva, sobre la vida en general. Algunos más bonitos y otros menos, eso lo dejamos a vuestro gusto.

El ruso Andrei Kirilenko es uno de los que luce unos tatuajes más espectaculares, con esta especie de guerrero grabado en su espalda.

Gilbert Arenas es otro de los que tiene tatuajes. El que es uno de los jugadores más estrambóticos, controvertidos y supersticiosos de la NBA, tiene un tatuaje de un tigre que le ocupa todo el pecho.

A Chris Andersen ya le queda poca piel por tatuar. En este caso Chris Andersen elige tatuajes mucho más coloridos, entre los que destaca la palabra free en un lado de su cuello, y bird al otro.

Darrel Arthur ha usado su espalda para tatuarse la espada del Rey Arturo, imaginamos que por coincidencia lingüística.

Lebron james sigue con su egocentrismo particular también en lo que a tatuajes se refiere, y ha decidido grabarse en la espala, a modo de dorsal, la inscripción The chosen one. Es decir, el elegido, un Mourinho de la vida.

Kobe Bryant y sus muestras de amor a su ex mujer, Vanessa.

O.J Mayo lleva las palabras sacrificio y dedicación en sus bíceps. Parece que este año las ha seguido al pie de la letra, quizá sea ese el secreto de su resurrección en Dallas después de una mala época en Memphis.

Kevin Durant es otro de los que aprovecha su cuerpo al máximo. Aún le queda sitio libre para más tatuajes, per al ritmo que va… Le es indiferente pecho que espalda al alero de Oklahoma City Thunder.

Deshawn Stevenson es de los que gusta de marcarse la cara ya que lleva el símbolo de s escuela universitaria. La cosa no queda ahí. Lleva al mismísimo Lincoln tatuado en el cuello.

Monta Ellis tiene el honor de poseer uno de los tatuajes más originales de la NBA, y es que el base tiene su árbol genealógico tatuado por toda la parte delantera del tronco.

JR Smith es otro de los que luce unos de los tatuajes más espectaculares y de mayor tamaño.

Stephen Jackson por su parte predica el cristianismo en su vientre, como podemos comprobar en su explícito tatuaje.

Estos son solo algunos ejemplos. Hay muchos más jugadores en la NBA que lucen tatuajes (en realidad, casi todos) y os los iremos enseñando en futuros artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *